Más de 100 almendros y algarrobos plantados en son Real conservan el patrimonio fitogenético de las variedades mallorquinas

El sábado 15 de noviembre fuimos a visitar la finca pública de son Real (Santa Margalida) para ver la plantación de almendros y algarrobos, y el banco de germoplasma creado por la Dirección General de Medio Rural y Marino y el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de las Islas Baleares (IRFAP) de que cuenta con más de cien variedades.

El objetivo principal del banco de germoplasma es preservar el importante patrimonio fitogenético y cultural de los cultivos del almendro y del algarrobo de Mallorca. El banco consiste en un campo de 3,7 hectáreas, situado a la entrada de la finca, donde por el momento ya se han plantado 280 almendros de 70 variedades diferentes (63 de las cuales son autóctonas) y 160 algarrobos de 40 de variedades. De cada variedad se han sembrado cuatro ejemplares y el objetivo es hacer una caracterización fenológica, agronómica y morfológica de cada una de ellas, a fin de determinar las características y averiguar si algunas son coincidentes, es decir, si son la misma variedad.

Se prevé que el banco se vaya ampliando con la incorporación de variedades antiguas que los técnicos del IRFAP buscan por toda la isla. De momento, se prevé que se puedan incorporar hasta 40 almendros y 70 algarrobos más que injertarán los próximos años con las variedades nuevas que se hayan podido encontrar. Desde hace años, la IRFAP, adscrito a la Dirección General de Medio Rural y Marino, realiza prospecciones por toda Mallorca para conseguir material vegetal de almendro y algarrobo. El proyecto del banco de germoplasma en Son Real se inició el año pasado, en acuerdo con el Instituto Balear de la Naturaleza (IBANAT), que gestiona esta finca propiedad del Gobierno, y durante todo el último año se ha hecho trabajo de preparación del terreno y de instalación del sistema de riego por goteo.

La colección de variedades se ha instalado en la finca pública de Son Real no sólo porque reúne las condiciones agronómicas y técnicas necesarias para la plantación, sino también porque permite que esté a disposición del público, por lo que puede ser visitada por todos. Además, se prevé que cuando los árboles entren en producción, se puedan llevar a cabo actividades y publicaciones divulgativas o impulsar acciones formativas para fomentar el conocimiento de estos recursos fitogenéticos.

También aprovechamos en la salida para ver la necrópolis de sueño Real, acompañados por una educadora, que nos contó la historia de este enclave talayótico tan único en las Islas Baleares, en el que cada año hacen excavaciones y descubren nuevos hallazgos.

Podéis ver las fotos de la salida aquí.

Para más información sobre el proyecto del Consejería de Agricultura y el IRFAP podéis consultarla aquí.

El ciclo de salidas cuentan con el apoyo de la Fundación Guillem Cifre de Caixa Colonya.

En Amics de la Terra Mallorca utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso.Política de privacidad y cookies