[#LaVidaEnVerd] Recursos naturales y residuos: un mundo de bajo consumo

Prácticamente todo lo que hacemos necesita materiales que han sido extraídos, procesados, transformados, vendidos y comprados y transportados a través de enormes distancias. Nuestra economía está construida alrededor de estas materias primas – recursos naturales – como bosques, gas, petróleo, metal, agua y tierra fértil. (Piensa en tu teléfono móvil, por ejemplo).

Los recursos naturales (incluidas materias primas de primera necesidad) forman la base de nuestra vida en la Tierra y son limitados, pero los tratamos como si fueran ilimitados.

En Amics de la Terra fomentamos un uso responsable de los recursos naturales de la Tierra. El elevado consumo de productos y servicios en los países industrializados han provocado un incremento en la extracción de recursos naturales, generalmente en países más pobres del Sur Global, con graves impactos ambientales y sociales para las comunidades locales de estos países.

La incultura de usar y tirar instaurada en nuestra sociedad, impulsada por las grandes multinacionales de producción y distribución, promueve una vida útil de los productos cada vez más corta, hasta llegar a un único uso, sin tener en cuenta el impacto que genera este modelo, que no para de crecer.

Algunos ejemplos más evidentes son: los envases de un único uso (plástico, aluminio, acero); los productos eléctricos y electrónicos (plásticos, metales, litio, coltán, oro, plata, etc.) y la ropa (algodón o fibras derivadas de petróleo).

Cada vez se fabrican más cosas con obsolescencia programada, para que sea más difícil repararlo que comprar una nueva. El reciclaje NO es una solución que nos salve completamente de esta problemática y la ciudadanía tiene capacidad para exigir que se transforme este modelo.

Podemos elegir un consumo responsable, reducir el consumo superfluo de productos innecesarios, acabar con los objetos de un único uso, prevenir la generación de residuos. Podemos consumir productos reparables, reutilizables y reciclables y en la medida posible que hayan tenido una producción justa y están fabricados localmente.

Así, además de salvaguardar los recursos naturales, produciremos menos residuos. Minimizamos los impactos priorizando la prevención, la reducción y la reutilización de los residuos.

¿Sabías que…?

A escala global, el uso actual que hacemos de los recursos naturales es de 1,7 veces más rápido que lo que los ecosistemas pueden regenerarse (datos de Global Footprint Network). Es decir, para satisfacer nuestro ritmo de consumo, la humanidad requiere 1,7 planetas Tierra.

En el caso del Estado español, el ritmo de consumo requeriría de 2,5 planetas.

En el caso de las Islas Baleares (*1) , nos encontramos con una de las huellas ecológicas más altas de Europa: cada balear provocamos impactos sobre mar y tierra equivalentes a 7,3 Ha, es decir, ¡necesitaríamos 5 archipiélagos como en el que vivimos para poder mantener el nivel de consumo actual!

  • ¿Qué puedo hacer yo?

1-Composta los residuos orgánicos: la materia orgánica de los restos de comida y jardín supone el 40% del total de los residuos que terminan en la incineradora. Si separamos esta fracción para hacer compost, estamos resolviendo una gran parte del problema de los residuos y a la vez produciendo un abono para la tierra. Si hay recogida selectiva en tu barrio, separa la materia orgánica.  Si tienes un jardín o huerto, tú mismo puedes hacer compostaje doméstico.

2-Lleva tus propios envases y bolsas reutilizables a la compra, incluso para la carne, pescadería o charcutería. La mayoría no tendrán inconveniente en ponértelo en tu tupper. Compra a granel todo cuanto puedas. Cada vez hay más comercios que ofrecen esta posibilidad.

3-Reparar los objetos para alargar su vida útil es una buena manera de luchar contra la “incultura” de usar y tirar, los productos de un solo uso y la obsolescencia programada.  Puedes encontrar establecimientos que reparan objetos en nuestra página web “Alargascencia” https://www.alargascencia.org/es

4-Promueve la reutilización – lleva tu ropa o muebles cuando ya no los quieres o los necesitas a una entidad que puede aprovecharlos y darles una segunda vida, como es el caso de Deixalles. También puedes proponer un intercambio de objetos entre tus amigos, pasarte por un mercadillo de 2ª mano, impulsar un “repair café”, etc…

5-Elige comprar productos reutilizables y rellenables, a la larga salen más baratos: maquinillas de afeitar con cuchillas sustituibles, mecheros de metal rellenables, productos de higiene femenina reutilizables como copas menstruales, etc.

6-Di NO a los plásticos de un solo uso: pajitas, vajilla de usar y tirar, tapas de bebidas, bolsas de plástico de un solo uso etc.., todos estos materiales pueden substituirse por opción en metal, madera, tela, etc. reutilizable.

7-Únete al movimiento para recuperar el derecho a beber agua del grifo: en las Islas Baleares hay una falta de disponibilidad de datos sobre la calidad del agua del grifo, lo que provoca confusión y un posible exceso en el consumo de agua embotellada. (enlace) https://www.amicsdelaterra.org/es/ajudans-a-identificar-la-qualitat-de-laigua-de-laixeta-a-les-illes-balears/

8-Di NO a los microplásticos y envases en tus cosméticos: muchos de los productos exfoliantes utilizan microesferas de plástico, pero existen alternativas con componentes naturales como café, arcilla, cáscaras de frutos secos o semillas. También puedes comprar tu champú, jabón y dentífrico en pastillas, sin envasado.

9-Apoya a los pequeños comercios de barrio que tienen criterios de compra a granel y un sistema de depósito y retorno de envases.

10-Participa con colectivos e iniciativas que exigen a gobiernos y empresas que actúen contra el modelo de usar y tirar, el envasado excesivo de productos y otras dinámicas que ponen toda la culpa en los consumidores finales.

Desde apoyar a entidades ecologistas hasta colaborar con la asociación de vecinos de tu zona para impulsar una iniciativa de compostaje comunitario o para compartir utensilios (ej: trituradora de podas).

La suma de esfuerzos a escala colectiva es lo que consigue transformar estructuras y generar alternativas que funcionen. Participa en la transición, tanto individual como colectiva, hacia un futuro de residuos cero.

Notas: (*1) Geografies del capitalisme balear: poder, metabolisme socioeconòmic i petjada ecològica d’una superpotència turística. Ivan Murray-Mas, Tesi Doctoral, 2012.

 

El projecte #LaVidaenVerd d’Amics de la Terra Mallorca compta amb col·laboració de la DG Educació Ambiental de la Conselleria de Medi Ambient i Territori del Govern de les Illes Balears.

En Amics de la Terra Mallorca utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso.Política de privacidad y cookies