Las negociaciones del clima dejan de lado a la ciudadanía y a la ciencia

El domingo 15 de diciembre por la mañana finalizaba la COP25, cumbre mundial del clima en Madrid (a día de hoy, la más larga de las 25 que van), con un acuerdo insuficiente y sin perspectivas de una mejoría de los compromisos de reducción de emisiones. El texto, lejos de constituirse como un punto de inflexión para situar la temperatura global del planeta por debajo del 1,5°C, nos aboca a los 3°C, dejando un gran trabajo para la COP26 en Glasgow, y poco tiempo para actuar.

Una vez más las comunidades del Sur Global son las máximas olvidadas. Desde Amigos de la Tierra recalcamos que esta cumbre demuestra que la única forma de enfrentarse a la crisis climática es un cambio radical del sistema económico. De esta forma los gobiernos tomarán las decisiones adecuadas, para garantizar que la vida en La Tierra esté por encima de los beneficios empresariales.

  • Mercados de carbono: mejor que no haya acuerdo sobre esta falsa solución basada en los mercados, que un mal acuerdo.

Una de las áreas de trabajo donde se esperaba más avances era lo que se conoce como Artículo 6 del Acuerdo París, el que establece un sistema internacional de mercado de carbono. En este sentido celebramos que las negociaciones sobre el mismo se hayan pospuesto para la COP26, puesto que la intención de la Presidencia de Chile era cerrar un mal acuerdo que habría inundado el sistema con bonos de carbono de acuerdos anteriores, y abierto la puerta al doble conteo y nuevos mecanismos comerciales (mecanismo de desarrollo limpio).

Estos mecanismos no harían si no agravar aún más la crisis climática y perjudicar a las comunidades del sur, especialmente las indígenas. Por todo ésto, nos oponemos al artículo 6 y a los mecanismos basados en el mercado.

  • Los países ricos se resisten a pagar por su responsabilidad histórica.

Tras esta Cumbre de la ONU, no ha habido avances significativos en materia de financiación climática, ni en lo que se conoce como “Pérdidas y Daños” (impactos que ya ha causado el cambio climático), ni términos de financiación a largo plazo. En el primer caso solamente se ha establecido la formación de un grupo de expertos para desarrollar lo que se conocerá como “Red de Santiago”, cuyo fin supuestamente será catalizar asistencia técnica de organizaciones y expertos a estos países vulnerables, mejorando así su capacidad de respuesta a los efectos del calentamiento.

En el caso del conocido Fondo Verde del Clima, la COP25 de nuevo ha sido completamente ineficaz a la hora de asegurar el dinero comprometido para 2020 (100.000 millones de dólares). En este sentido, la actitud de países como Estados Unidos, ha sido realmente lamentable, evadiendo en todo momento su responsabilidad histórica y capacidad de financiación.

 

  • Hemos alzado a la vez una única voz por la Justicia Climática

La Marcha por el Clima en Madrid del pasado 6 de diciembre solo puede calificarse como un rotundo éxito y una movilización histórica ciudadana. Más de 500.000 personas, venidas de todas las partes del Estado y de todo el mundo, alzaron de manera simultánea con la sociedad civil chilena en Santiago de Chile, una única voz por la Justicia Social y Climática.

En solo tres semanas, la sociedad civil española de la que formamos parte activa desde Amigos de la Tierra, ha logrado hacer historia convocando la mayor Marcha por el Clima de la historia de España, y una de las mayores a nivel mundial, abriendo asimismo un espacio consagrado a la sociedad civil con decenas de actividades diarias (Cumbre Social por el Clima o «Contracumbre»), y un espacio de convergencia en el centro de la ciudad para acoger colectivos y actividades como formación y talleres de arte.

(Foto: Bronwen Tucker)

  • “De Madrid a Glasgow, un largo y sinuoso camino»

El texto acordado es flojo, especialmente en cuento a la ambición climática. Sabíamos que esta era una “cumbre de transición”, no obstante, en términos generales y a pesar de la duración de la Cumbre (récord en 25 años), los avances han sido escasos. Queda patente una vez más la falta de ambición de las grandes potencias emisoras como Estados Unidos, China, India y demás, y el obstáculo que representan para alcanzar el objetivo comprometido en París hace 4 años.

A pesar de la buena voluntad del Gobierno español, el persistente bloqueo de diversas áreas de trabajo por parte de los países más contaminantes, nos encamina hacia un futuro muy oscuro. Además hemos criticado que estos países ponen en tela de juicio la validez de la carta de Derechos Humanos en las negociaciones, algo totalmente inadmisible, y consideramos que Naciones Unidas debería asegurar salvaguardas de este tipo en los textos.

Queda mucho por hacer antes de Glasgow, y continuaremos haciendo campaña contra los Mercados de Carbono, y a favor de los Derechos Humanos de las comunidades del mundo que están siendo más devastadas por los impactos del cambio climático.

 

Justícia Climàtica Ya! Empresas fuera de las negociaciones!

 

 

 

 

Puedes leer más valoraciones en la web de nuestra coordinadora estatal, Amigos de la Tierra España.

En Amics de la Terra Mallorca utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso.Política de privacidad y cookies