Junto con otras entidades, presentamos la Plataforma Mallorca NO a los TCI

Junto con otras entidades, presentamos la Plataforma Mallorca NO a los TCI y difundimos la campaña de recogida de firmas a nivel europeo.

PLATAFORMA MALLORCA NO A LOS TRATADOS DE COMERCIO E INVERSIÓN.
LAS PERSONAS Y EL PLANETA PRIMERO!
NO A LOS TCI NEOLIBERALES!

La interrupción de las negociaciones del TTIP entre la UE y los Estados Unidos, no significa, ni mucho menos, que el proyecto haya sido abandonado. Además, durante estos años la Comisión Europea está impulsando toda una serie de tratados que van en la misma dirección, como por ejemplo el CETA con Canadá – que ha entrado en vigor provisionalmente, sin estar ratificado por todos los estados miembros. Actualmente se están negociando el TISA, el Mercosur (que implica en Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay), el JEFTA con Japón…

Todo esto forma parte de la pretensión de configurar una arquitectura económica y comercial de escala global que únicamente beneficia a los poderes corporativos por encima de los intereses de la ciudadanía, los derechos humanos, la soberanía de las instituciones políticas electas, la justicia pública y la sostenibilidad de la vida social y del planeta.

Por todas estas razones creemos cada vez más importante, mantener la información pública, el activismo social, la incidencia política, la alerta a un amplio número de sectores afectados y la movilización social, arraigadas en el territorio, para ejercer un permanente control ciudadano ante este incesante y antidemocrático proceso de imposición del poder de las multinacionales.

Somos una campaña formada por organizaciones sociales y políticas, entidades y plataformas, que comparten una profunda preocupación por las diversas amenazas que plantean los actuales Tratados de Libre Comercio e Inversión. Defendemos intereses públicos muy diversos, como la protección del medio ambiente, la salud pública, el sector primario, la justicia económica, la lucha contra las desigualdades, el derecho al consumo responsable y la protección de las normas alimentarias y agrícolas, el bienestar animal, las normas sociales y laborales, los derechos de las personas trabajadoras, los derechos de las mujeres y la lucha contra la dominación patriarcal, el acceso público a la información y los derechos digitales y la defensa de servicios públicos esenciales como la educación, la salud, los servicios sociales, el control público y social de los sistemas financieros, entre otros.

Rechazamos las actuales negociaciones de estos Tratados por parte de la UE, llevadas a cabo de forma secreta, y exigimos un debate político transparente y democrático. Las políticas económicas y comerciales tienen que servir al interés público y a nuestro futuro común. No podemos tolerar acuerdos que afectan a nuestras vidas, especialmente a las más vulnerables, y que están diseñadas exclusivamente para defender y perpetuar un sistema económico profundamente en crisis.

Defendemos la construcción de unas relaciones y políticas comerciales entre nuestros pueblos que pongan en primer lugar las personas y el planeta, garantizando los derechos humanos universales, el trabajo decente, que permita a la gente vivir una vida digna, incluyendo una renta adecuada y los derechos laborales; una transición a una economía de bajas emisiones de carbono, un uso social y ecológicamente responsable de los recursos; el reconocimiento del trabajo reproductivo y de cuidados, de los trabajos informales de servicio a las personas y a la comunidad; conseguir una democratización significativa en todos los niveles de toma de decisiones; la lucha contra la pobreza y el establecimiento de nuevas relaciones de solidaridad y equidad entre hombres y mujeres y con las personas de otras regiones; la reducción drástica de las desigualdades y el respeto de los derechos de las personas refugiadas e inmigrantes.

Reclamamos el reconocimiento europeo a las condiciones específicas de la insularidad y la pluriinsularitat de nuestra comunidad. Las leyes globales del libre mercado se tienen que poder regular teniendo en cuenta los condicionantes específicos de unos territorios limitados y necesidades de protecciones singulares.

Por todo esto exigimos:

  • Transparencia constante y participación de todos los sectores implicados: se tienen que hacer públicos los textos de las negociaciones de la Comisión, así como todos los documentos de negociación para permitir un debate público abierto y crítico sobre los Tratados de Libre Comercio e Inversiones.
  • Informar y evaluar los impactos de este tipo de Tratados.
    No a los mecanismos de solución de discrepancias Estado-Inversor, ya sean los ISDS o el Tribunal Multilateral de Inversiones (MIC) que propone la Comisión Europea.
  • Mantenemos con firmeza la soberanía de nuestras sociedades y de nuestros pueblos para la toma de decisiones en la defensa y mejora del interés público y el bien común por encima de los intereses privados.
  • La defensa de los servicios públicos, de la soberanía social y de las instituciones públicas para preservar y desarrollar estos servicios en función de los derechos de la ciudadanía y la sostenibilidad de la vida social.
  • El derecho de las administraciones públicas a desarrollar una planificación democrática, que tenga en cuenta la protección de los espacios naturales, la capacidad de carga del territorio, la singularidad de los espacios insulares, la promoción y la protección de la economía social y solidaria, la gestión cuidadosa de los recursos escasos y su adecuación a las exigencias de una justa economía circular. En las condiciones específicas de nuestras realidades insulares y pluriinsulars, este derecho es una condición fundamental para garantizar el futuro sostenible de nuestras sociedades.
  • La construcción de un tratado internacional de los pueblos, que recoja unas reglas de economía y comercio compatibles con los derechos humanos, sociales, laborales, culturales y ambientales, así como la necesidad de instrumentos jurídicos internacionales vinculantes que permitan demandar las vulneraciones de estos derechos por parte de las multinacionales.

Mallorca, 22 de enero de 2019

PLATAFORMA MALLORCA NO A los TCI
(Plataforma de Mallorca contra los Tratados de Comercio e Inversión)

Entidades miembros de la Plataforma Mallorca No a los TCI:
ADIS (Associació Dignitat i Solidaritat), Amics de la Terra Mallorca, AMS (Assemblea de Moviments Socials de Mallorca), Associació LA DEFENSA de Consumidors i Usuaris de Balears, ATTAC Mallorca, CCOO, CGT, Coordinadora d’ONGD de les Illes Balears (CONGDIB), Endavant Mallorca, Entrepobles Mallorca, Fundacions Darder Mascaró, GOB, GREC, Greenpeace, Jubilats per Mallorca, MÉS per Mallorca, S’Altra Senalla, STEI Intersindical, UGT

Tú también puedes actuar:

Firma la petición “Derechos para las Personas, Obligaciones para las Multinacionales – Stop ISDS”: http://www.noalttip.org/stopisds/
http://www.noalttip.org/

https://www.facebook.com/NOalTTIPMallorca/

@MallorcaNoTTIP

En Amics de la Terra Mallorca utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso.Política de privacidad y cookies