Ecologistas, ciclistas y peatones contra los privilegios hacia las motos en Palma

  • Consideran una ironía cruel el anuncio  durante la Semana Europea de la Movilidad  de la modificación del PMUS en ese sentido, porque las motocicletas y ciclomotores NO son movilidad sostenible

Amics de la Terra, Biciutat, Greenpeace  y Vianants manifiestan su sorpresa y decepción con el ayuntamiento de Palma por la manera de celebrar la semana de la movilidad sostenible, con el desgraciado anuncio de permitir el acceso de motos y ciclomotores a las ACIRE, y eximir a estos vehículos del cobro por estacionar en zona ORA.

Para esas entidades, la medida supone una contradicción manifiesta con una política de movilidad sostenible mínimamente homologable.

Las organizaciones justifican su rechazo a las motos y ciclomotores en afirmaciones como las de Xavier Querol, experto en contaminación atmosférica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), para quien “Los motores de cuatro tiempos emiten el mismo tipo de contaminantes que los coches, mientras que los de dos tiempos producen altas concentraciones de benceno. Además, “estos vehículos (las motos)  llevan un atraso respecto a los controles de emisión en comparación con los turismos, es decir, sus emisiones se controlan mucho menos, siendo el fraude en las inspecciones técnicas mucho más extendido”.

Un artículo publicado en 2019 en la revista científica Atmospheric Environment sobre las motos, concluía que: “Si Europa quiere reducir la contaminación del aire relacionada con el transporte y el tráfico en el centro de la ciudad, los responsables políticos deberían considerar la posibilidad de encontrar alternativas a los vehículos de dos ruedas con propulsión convencional”.

Por su parte, los ciclomotores de dos tiempos no están sometidos al control de emisiones que tienen las motos de cuatro tiempos. El mayor problema de las emisiones de los ciclomotores no es el CO2, ni el óxido de nitrógeno, ni las partículas en suspensión. Su mayor problema es que expulsan gases directamente cancerosos, el benceno el más destacado de ellos, aunque hay más, como los aceites motores.

A mayor abundamiento, la  American Chemical Society publicó un estudio en 2006 en el que se  afirma que la contribución de las motocicletas y ciclomotores a las emisiones derivadas del tráfico se ha vuelto desproporcionadamente alta. Las emisiones que producen los escapes de estos vehículos de CO, HC, NOx, y CO2 demuestran que son más contaminantes que los propios automóviles.

Con independencia de esas consideraciones, basta con pasear por las calles de Palma para darse cuenta de que la principal contaminación sonora no procede -aun siendo manifiesta- del tráfico automovilístico, sino que son las motocicletas -especialmente las de gran cilindrada-  y los  ciclomotores, quienes arrasan la paz ciudadana con su ruido incontrolado, constituyendo una grave amenaza sanitaria. Por lo demás, los efectos nocivos del ruido sobre la salud (enfermedades cardiovasculares, insomnio y estrés, entre otros…) están absolutamente demostrados.

Las organizaciones firmantes exigen al ayuntamiento la valentía que no ha demostrado durante estos cuatro años de legislatura,  liderazgo y que no se pliegue a las presiones de los lobbies que pretenden que nada cambie para que la ciudad siga siendo un verdadero infierno de ruido y carente de la calidad de vida que Palma se merece.

En Amics de la Terra Mallorca utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso.Política de privacidad y cookies