Amics de la Terra pide desarrollar otro modelo fotovoltaico en Mallorca: adaptado al territorio y evitando los megaparques

La entidad ecologista se opone a los megaparques fotovoltaicos de Bunyola y de Son Bonet (Marratxí)

Amics de la Terra defiende la transición energética renovable, pero con criterios de descentralización, democratización energética y aprovechando prioritariamente las superficies ya urbanizadas.

 –La rentabilidad económica de las grandes instalaciones fotovoltaicas, promovidas por grandes empresas, no tendría que ser el criterio de peso.

 –Amics de la Terra considera urgente la definición de zonas prioritarias por parte del Consell de Mallorca y la implicación de los Ayuntamientos y la ciudadanía, para conseguir una transición energética justa y democrática.

Amics de la Terra se manifiesta claramente a favor del desarrollo de instalaciones fotovoltaicas en las Islas Baleares que nos permitan una transición energética de acuerdo con los objetivos que se contemplan a la Ley 10/2019, de 22 de febrero de cambio climático y transición energética, pero siempre con unas premisas básicas: máxima preservación de nuestro territorio, una generación distribuida con pequeños parques que minimicen la necesidad de importantes infraestructuras adicionales para evacuar la energía en la red, y sobre todo que sea una transición justa y democrática con una importante participación social que en estos momentos permite esta tecnología (autoconsumo y comunidades energéticas renovables).

En consecuencia, tenemos que manifestar nuestra oposición a los dos nuevos grandes parques fotovoltaicos previstos en Mallorca y que actualmente se encuentran en fase de exposición pública para su autorización administrativa: el de Es Rafalot-Son Amar (Bunyola) y el de Son Bonet (Marratxí).

El primero de ellos, en Bunyola, tiene una potencia pico de 39,96 MW y supone una ocupación de más de 32 Ha de suelo agrícola. Con esta potencia, es necesario la construcción de infraestructuras adicionales para evacuar la energía generada: una nueva línea a 66 kV de 1,2 km y una subestación de 30/66 kV.

El segundo megaparque, promovido por AENA en Marratxí, prevé una potencia pico de 19,4 MW y una ocupación de casi 20 Ha, de las que destacan 12,5 Ha que constituyen una zona verde con un importante uso público desde hace más de 40 años. También se tendrán que construir importantes infraestructuras adicionales para la evacuación de la energía generada: una subestación de 25/66 kV, y una línea de evacuación de casi 6 km a 66 kV.

  • Desde Amics de la Terra recordamos que este tipo de infraestructuras adicionales no serían necesarias en el caso de los pequeños parques fotovoltaicos de 4 o 5 MW.

También destacamos que el parque fotovoltaico de Es Rafalot-Son Amar (Bunyola) se suma a otros 3 parques ya aprobados en el mismo término municipal, ocasionando que se genere anualmente un 200% de la energía consumida por el municipio.

 Este hecho constituye una muestra más del desequilibrio territorial que genera la carencia de una definición de las zonas de desarrollo prioritario y otras características de estas instalaciones por parte de las administraciones responsables como es el Consell de Mallorca y otros departamentos del Govern Balear.

  • Amics de la Terra recuerda que el territorio no se puede sacrificar ante el beneficio de los grandes capitales, y que esta es la razón por la cual se aumenta el dimensionado de los parques fotovoltaicos.

A la posible alegación que estos inversores harán sobre la mayor rentabilidad económica de los megaparques fotovoltaicos, desde Amics de la Terra recordamos que existen ayudas e incentivos para precisamente lo contrario, apoyar en los pequeños parques: el IDAE ha establecido subvenciones de importe inversamente proporcional al tamaño de los parques, de las cuales el año pasado ya se aprobaron casi 40 millones de euros para 55 pequeños parques de menos de 5 MW y que este año se ha aprobado la convocatoria SOLBAL2 con más de 20 millones de euros que ha incluido instalaciones encima cubiertas y solarización de parkings.

  •  Amics de la Terra considera que se puede conseguir una transición energética sin recurrir a dimensionados de instalaciones incompatibles con nuestra realidad territorial: insular y frágil.

Esta entidad ecologista cree factible llegar al objetivo del 35% de renovables para el año 2030 previsto a la Ley Balear de cambio climático y transición energética, sin infraestructuras desproporcionadas, siempre que las Administraciones se coordinen para hacerlo posible.

  • Entre otras, Amics de la Terra identificamos tres líneas de trabajo claves a desarrollar:

1-Parques de reducida dimensión

2-Ejecución de instalaciones a las cubiertas de los edificios y suelos degradados

3-Implicación del Consell de Mallorca, del Govern Balear, y especialmente de los Ayuntamientos para zonificar y para desarrollar programas de información y asesoramiento ciudadano y de impulso de pequeñas instalaciones de generación, sea autoconsumo individual, colectivo o mediante comunidades energéticas.

 

Más información sobre el modelo fotovoltaico que apoyamos desde Amics de la Terra Mallorca:

La ciudadanía y la socialización energética son claves para una transición justa y urgente

Compartimos nuestra formación sobre Autoconsumo Energético del pasado viernes 11 D

 

En Amics de la Terra Mallorca utilizamos cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando en nuestra web entendemos que aceptas su uso.Política de privacidad y cookies