Recursos naturales y residuos

GOB y Amics de la Terra contrarios a la ampliación del depósito de seguridad de TIRME

No tiene ningún sentido aumentar el depósito de cenizas tal como solicita TIRME, si lo que se supone que se pretende, por parte de Consell y Govern, es disminuir la intensidad de incineración e incluso cerrar las dos líneas antiguas.

El Subcomitè de Evaluaciones de impacto ambiental convocado para mañana, tiene entre sus puntos de la orden del día, la ampliación del depósito de seguridad de Son Reus. Esto es el depósito donde se depositan las cenizas cimentadas resultantes del proceso de incineración de residuos en la planta de Son Reus gestionada por TIRME.

Las cenizas de la incineradora de TIRME son peligrosas y se tienen que tratar con cemento y enterrar en un depósito de seguridad. Estas cenizas pueden contener dioxinas cancerígenes y provienen de la crema de la fracción rechazo (es decir, todo aquello que no se separa).

Los elevados índice de incineración de Mallorca – a las Baleares se generan más de 500kg/habitante, muy por encima de la media del estado que está en 61,3kg/habitante y reciclamos la mitad del que recicla Cataluña (1) – han provocado que el depósito existente se haya quedado pequeño.

Este hecho, motiva la petición de TIRME de ampliación del depósito, al cual dicen que le queda una vida útil de 10 meses. TIRME pide la ampliación para tener capacidad suficiente para poder seguir quemando al mismo ritmo que actualmente hasta el año 2041, sin ningún tipo de previsión de disminuir este ritmo de incineración.

Así se desprende del documento presentado por TIRME en septiembre del 2016: «Resumen No Técnico para tramitación de autorización administrativa de modificación sustancial de Autorización Ambiental Integrada para la ampliación del Depósito de Seguridad del Complejo de Tratamiento Integral de Residuos de Son Reus (Palma de Mallorca)».

En este documento se especifica: «Para el diseño del depósito se ha considerado que las entradas serán constantes a lo largo de toda su vida útil. Las densidades y cuantificación másica de cenizas
cementadas obtenidas en la cuantificación másica y volumétrica limpia de la ampliación del Depósito de Seguridad desde el 1 de septiembre de 2018 (fecha finalización vida útil actuales instalaciones) hasta mayo de 2.041 (fecha finalización Contrato concesión)»

Afirmación que se complementa con la siguiente tabla extraída también del documento presentado por TIRME (2):

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde las entidades ecologistas hace años que denunciamos que la empresa TIRME se enriquece con la crema de residuos, que bien podrían ser considerados recursos si se recuperaran y reciclaran adecuadamente. El contrato entre TIRME y el Consell de Mallorca para la gestión de los residuos es un contrato blindado que condiciona el futuro de los residuos a la isla, condenándolos a la incineración para seguir garantizando las ganancias de la concesionaria, motivo que explica el poco incentivo para reducir el nivel de incineración e incrementar el nivel de reciclaje, que está muy por debajo de la media europea.

Con la cantidad de cenizas previstas hasta el fin del contrato en 2041 queda claro que TIRME no prevé ningún aumento significativo de los niveles de reducción y reciclaje de los residuos que gestiona. De hecho, desde 2010 se ha doblado la cantidad de residuos incinerados (3), a pesar de que actualmente el Consell de Mallorca está elaborando un nuevo Plano Director Sectorial de Residuos que prevé un descenso significativo de la incineración. Del mismo modo, el Govern trabaja para sacar la primera Ley de Residuos que tendrá como principal objetivo cambiar la gestión actual de los residuos a las Islas, propiciando la reducción de residuos, la reutilización y el reciclaje, de forma que las previsiones de TIRME para justificar la necesidad de ampliar el depósito no se avienen en absoluto, con las ambiciones del Consell y del Govern enfocadas a minimizar la incineración.

Datos de septiembre de 2017 muestran que el nivel de reciclaje actual en Mallorca es solamente 16%. En Europa lideran Alemania con 64%, Austria 56%, Bélgica 55%, Suiza 54% y países nórdicos. España solamente tiene una estimación de 33% (4).

Hay mucho margen para mejorar, pero con un contrato para quemar residuos durante los próximos 23 años hay poca motivación.

La Unión Europea ha legislado a favor de una economía circular y todos los países miembros tienen que reciclar 50% en 2020. Si lo pueden conseguir en otros países no hay ninguna razón por la cual no lo podamos conseguir aquí. Se trata de educar el ciudadano, organizar bien la recogida de puerta a puerta, la implementación de los SDDR (Sistemas de Depósito, Devolución y Regreso de Envases) y separar la fracción orgánica, que es una fracción muy importante en peso de los residuos que generamos.

Cuanto más reciclamos, más evitamos emisiones de dióxido de carbono y ahorramos energía. Por ejemplo, reciclar aluminio (por ejemplo las latas de bebidas) ahorra 95% de la energía necesaria para producirlo. El reciclaje también reduce la extracción de materias primeras.

Consell y Govern no pueden autorizar una ampliación como la que propone TIRME y que va en contra de sus propios objetivos en cuanto a disminuir la incineración, e incluso, como se ha anunciado, de cerrar dos hornos de la incineradora próximamente.

……………….

1) Pagina 51-52 de este informe:
http://archivo-es.greenpeace.org/espana/Global/espana/2015/Report/general/anexo_metodologico_indice_greenpeace_de_calidad_ambiental.pdf

2)https://www.caib.es/sacmicrofront/archivopub.do?ctrl=MCRST7085ZI216733&id=216733

3)http://www.conselldemallorca.net/media/51106/Dadesrecollidaselectiva_setembre_2017.pdf

4)https://www.eea.europa.eu/themes/waste/municipal-waste/municipal-waste-management-across-european-countries

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest