Clima y energía Justicia ambiental y económica

En el Día del Medio Ambiente reclamamos la transición a Energías Renovables y exigimos Justicia Climática.

En el Día del Medio Ambiente reclamamos la transición a Energías Renovables y exigimos Justicia Climática.

El pasado sábado 2 de Junio, Amics de la Terra Mallorca salió a la calle a pedir Justicia Climática y Energías Renovables con una fotoacción en la Diada del Medio Ambiente de la Calle Blanquerna (organizada por la Asociación de Vecinos de Santa Pagesa).

Con esta fotoacción y participación en una encuesta sobre Energía y Cambio Climático, quisimos acercar la realidad del consumo diario de energía que los habitantes de Baleares tenemos, sensibilizando sobre el impacto de dicho consumo sobre los países del Sur productores de combustibles fósiles.

Nuestras fuentes de energía para generar electricidad proceden en una abrumadora proporción de combustibles fósiles (carbón e hidrocarburos procedentes del petróleo), que quemamos en nuestras centrales térmicas (con Es Murterar como cabeza de cartel), emitiendo en el proceso gases responsables del Cambio Climático.

Por otra parte, los países productores de estos combustibles, no solo reciben el impacto ambiental de su extracción y producción, sino que, además, suelen ser la primera línea en sufrir los efectos causados por las emisiones de los países desarrollados y, por tanto, del Cambio Climático (desde la escasez de alimentos hasta la desaparición total de islas bajo el océano…).

Queremos formar parte de una ciudadanía consciente, que reclame a los líderes políticos proyectos para conseguir la transición energética hacia un modelo 100% renovable, que reflexione y conozca alternativas sobre sus hábitos de consumo diario, y que visibilice los beneficios que supone el cambio de nuestros hábitos no sólo para el medio ambiente, sino también para la salud, la economía local y la de las comunidades de los países del llamado Sur Global, de donde proceden la mayoría de las materias primas que consumimos.

Esta acción forma parte del proyecto “Los impactos de nuestro consumo aquí y en los países del Sur” patrocinado por el Área de Igualdad, Juventud y Derechos Cívicos del Ayuntamiento de Palma.