Clima y energía

Amics de la Terra Mallorca insta a la Autoridad Portuaria de Baleares a realizar estudios rigurosos sobre los efectos de los cruceros para la salud ciudadana

Amics de la Terra Mallorca insta a la Autoridad Portuaria de Baleares a realizar estudios rigurosos sobre los efectos de los cruceros para la salud ciudadana

Amics de la Terra Mallorca considera patético que el largamente esperado estudio sobre la contaminación de los cruceros llevado a cabo por la Autoridad Portuaria se haya realizado con detectores low cost, como se reconoce en el documento hecho público ayer por la APB.

Si tanta es la relevancia económica de los cruceros, resulta incomprensible que se escatimen de esa manera los medios a la hora de medir las consecuencias que la afluencia de ese tráfico tiene sobre la población. Una entidad cuyos ingresos ascienden a más de 20 millones de € -año 2016- debería comprometerse seriamente, primero a medir de manera fiable, y luego a paliar los efectos indeseados que su actividad genera.

Amics de la Terra Mallorca cuestiona muy seriamente el rigor de los estudios, no solo por esa pobreza de medios, sino por haberse limitado las muestras a periodos muy puntuales de tiempo, sin facilitar datos sobre calibración de los sensores, etc.

Tampoco entiende cómo han podido disgregarse los datos para eximir a los cruceros de su cuota parte de contaminación, comprobada justamente el año pasado por personal de la organización ecologista alemana NABU, quienes, haciendo uso de medidores de partículas -que en este caso sí estaban homologados y eran de calidad-, pudieron constatar cómo al arrancar los motores de un buque de crucero, el número de partículas se disparaba exponencialmente (existen videos ilustrativos al respecto).

De otra parte, considera ciertamente irónico que en el estudio se hable de “datos abiertos”, cuando se ha solicitado por activa y por pasiva por las organizaciones ambientales la información del estudio en curso, sin que se haya proporcionado.

Por último, insta a la Autoridad Portuaria a que, en lo sucesivo, dedique más recursos a conocer las externalidades que producen los cruceros, pues está en juego la salud de la ciudadanía, a la que no se le puede engañar con pseudo estudios.